Seguros de Salud para autónomos

La falta de tiempo de los autónomos y el funcionamiento de los servicios médicos son factores que aconsejan en muchos casos contratar un seguro de salud complementario para protegerte a ti, a tu familia y a tu negocio. En este artículo te explicamos las razones por las que contratar un seguro privado así como las ventajas y prestaciones más habituales.

El tiempo es uno de los recursos más escasos de los autónomos. Si eres autónomo, seguro que alguna vez has dicho eso de “no tengo tiempo ni para ponerme enfermo”.

Es algo bastante habitual, pues no sólo está comprobado que los autónomos trabajan de media más horas que los empleados por cuenta ajena sino que además a menudo lo hacen en horarios que dificultan la visita al médico. O lo tienen más complicado para ausentarse del trabajo, todo lo cual hace que las estadísticas muestren que rara vez los autónomos faltan al trabajo por enfermedad o incapacidad laboral.

A todo esto hay que añadir el tiempo que exige ir al médico, ya que a veces tenemos que esperar días e incluso meses a que nos atiendan, especialmente en la Seguridad Social. O que tengamos que pasar media mañana en el centro de salud para que el médico de cabecera nos acabe recetando un antigripal.

Todo ello hace de los autónomos uno de los colectivos más interesados en la Sanidad privada.

Sanidad pública vs. Sanidad privada

A pesar de que la sanidad pública de España es una de las mejores del mundo, siempre ha habido colas y listas de espera en los hospitales, especialmente para ser atendido por un médico especialista, una situación que estos últimos años ha empeorado debido a los recortes.

Especialmente grave es el asunto de las listas de espera de meses para determinadas dolencias y especialidades, que generan una importante frustración en el enfermo, sobre todo si cuando por fin te atienden te mandan hacer nuevas pruebas y visitas a otros especialistas, alargándose el proceso.

Por el contrario, los seguros médicos privados han experimentado estos últimos años un crecimiento importante, a lo que contribuyen tanto los precios más asequibles de estos servicios como los hábitos de vida de la sociedad moderna, con una mayor preocupación por la salud y una menor disponibilidad de tiempo, algo que como hemos comentado es especialmente grave en el caso de los autónomos.

En muchos casos la sanidad privada se convierte en un complemento a la sanidad pública, ofreciendo servicios de asistencia médica, hospitalaria y quirúrgica de manera más rápida y ágil, sin duda, su principal atractivo.  Para ello suelen contar con sus propias clínicas, laboratorios y cuadros médicos, lo que permite que el asegurado pueda por ejemplo recibir los resultados de sus análisis o pruebas con mayor rapidez.

Ventajas y coberturas de la sanidad privada

Entre las ventajas más reseñables de la sanidad privada cabe citar:

  • Mayor agilidad y rapidez en la atención, tanto por parte del médico como en las pruebas o en los procesos hospitalarios y quirúrgicos.
  • Posibilidad de elegir médico y hospital.
  • Posibilidad de acudir al especialista sin pasar por el médico de cabecera.
  • Habitaciones individuales en caso de hospitalización.
  • Mejores condiciones para familiares en caso de ingreso hospitalario.
  • Acceso a tratamientos innovadores y nuevas técnicas sanitarias.

Y en cuanto a las prestaciones, cada aseguradora ofrece coberturas distintas, según la póliza que se contrate, pero estos son los servicios más comunes:

  • Amplios cuadros de médicos concertados: los seguros de salud privados cuentan con excelentes profesionales de la salud que cubren todas las especialidades médicas.
  • Servicio de urgencias: acceso a urgencias propias, que suelen estar bastante menos masificadas que las de la sanidad pública.
  • Servicio de diagnóstico: la sanidad privada cuenta conmedios sanitarios muy avanzados. Además, las pruebas y diagnósticos de la sanidad privada se realizan en una media de 8 días, mientras que en la sanidad privada hay que esperar 47.
  • Hospitalización: La mayoría de los seguros de salud incluye este servicio que se puede prestar entre sus centros propios o los que tenga concertados. El asegurado podrá elegir entre ellos.
  • Asistencia dental: todas las pólizas suelen incluir servicios básicos de atención dental y precios especiales para los servicios más avanzados, en cualquier caso más baratos que los cobran los dentistas.
  • Seguros de accidentes: algunos seguros de salud para pymes y autónomos cuentan también con una cobertura de accidentes.
  • Cobertura territorial nacional: las grandes aseguradoras prestan sus servicios en todo el país, lo que te garantiza el servicio allí donde estés así como la posibilidad de acudir a centros más avanzados de otras provincias.
  • Cobertura internacional: en la Unión Europea podrás contar con la Tarjeta Sanitaria Europea, pero para tener cobertura en otros países tendrás que contar con algún seguro privado, que cuentan con convenios internacionales que garantizan la asistencia, a menudo sin coste adicional.

Ventaja fiscal: el seguro de salud como gasto deducible

Contratar un seguro de salud privado no sólo es beneficioso por la cobertura médica que presta sino que también supone un importante ahorro fiscal para el autónomo como gasto deducible en el IRPF.

La ley establece que los trabajadores autónomos que suscriban su seguro de salud privado como alternativa al Régimen Estatal de Trabajadores o RETA podrán deducir las primas que paguen por él hasta un máximo de 4.500 euros.

Esta deducción también es aplicable a la cuota del cónyuge del contribuyente e hijos menores de 25 años estableciéndose un límite de 500 euros por cada miembro de la familia, incluido el autónomo, y hasta 1.500 euros para aquellos profesionales con discapacidad.

¿Cómo actúa dicha deducción a efectos de IRPF? El desgravamen se realiza sobre la base imponible de este impuesto, es decir, que se descontará de los ingresos totales del autónomo por lo que el ahorro fiscal puede llegar a alcanzar hasta el 30%.

Para justificar el gasto del seguro médico privado conviene guardar la póliza y conservar los comprobantes de los pagos realizados, sin necesidad de factura alguna, según la propia normativa.

¿Cómo funcionan los seguros de salud para autónomos?

Los seguros de salud son como las tarifas de móviles, las hay de todos los tipos y precios, por eso antes de decidirte por una empresa, te recomendamos que analices cuáles son y serán tus necesidades sanitarias y sobre todo cuanto estás dispuesto a pagar por ellas.

Si investigas un poco, te darás cuenta que hay muchas empresas de seguros y cada una ofrece servicios y paquetes con coberturas distintas. Ojo, no elijas la más barata, al final lo barato sale caro, es preferible escoger la póliza que se adapte mejor a tus necesidades, pues la salud no tiene precio.

Ten en cuenta que muchas empresas como Caser cuentan con ofertas especiales para autónomos y pymes y se ajustan a las necesidades de cada empresa.

Además debes prestar atención a las siguientes características de algunos de los seguros de salud:

Copagos (o cuota de seguro variable)

Son pequeñas cantidades que se abonan por cada servicio médico utilizado, por lo general contratar un seguro de salud con copagos será más económico porque el asegurado comparte el gasto médico.  El coste de los copagos puede ir desde 1 euro hasta 100, dependiendo del tipo de servicio sanitario que se requiera y también de la empresa aseguradora.

Si prevés que necesitarás de un servicio médico completo, contratar un seguro con copago puede que no sea la mejor alternativa.

Franquicias

Cuando hablamos de franquicias en términos de seguros de salud, significa que el franquiciado asume parte del coste de la asistencia sanitaria y a cambio recibe un descuento en el coste mensual del seguro.

Recomendamos contratar un seguro con franquicia si crees que necesitarás de asistencia médica más costosa.

Cuadro médico + Reembolso

En este tipo de seguros el asegurado puede optar por cualquier médico o clínica, aunque no estén concertados con la compañía aseguradora. Eso sí, deberá pagarlos y después presentar la factura a la aseguradora, que le devolverá entre el 70% y el 100% según la póliza contratada.

Lógicamente estos seguros tienen una cuota más elevada pero a cambio permiten acudir a médicos especialistas que no estén en el cuadro médico de la compañía aseguradora.

Exclusiones y carencias

Es habitual que se excluyan enfermedades contraídas con anterioridad a la firma de la póliza y que no se hubieran declarado al contratarla. También la cirugía estética, de cambio de  sexo, de reducción de la obesidad mórbida o las enfermedades producidas por actividades, profesionales o privadas, de alto riesgo.

Los medicamentos tampoco están incluidos salvo en procesos de hospitalización o tratamientos de quimioterapia.

Además, se suelen establecer carencias, es decir, periodos de tiempo que deben transcurrir desde la firma del contrato para tener derecho a determinados servicios como por ejemplo los dentales o los servicios de maternidad.

Nuestros seguros de salud están pensados para proporcionarte la tranquilidad que buscas y la protección que necesitas para ti y para tu familia. Porque cada persona es diferente, con Javier Campderá podrás escoger el seguro de salud que mejor se adapte a tus necesidades. Contacta.

Sígueme en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *