Saltar al contenido

Como proteger tu dinero frente a la inflación

¿Recuerdas cuantas cosas podías comprarte con 1000 pesetas? Yo sí. Poder salir un fin de semana de fiesta con tus amigos, volver y encima sobrarte. Pero hace tiempo eso ya no es posible por el efecto de la inflación en el tiempo.

No dejes tus ahorros subyugarse a su poder de erosión. Si sigues conmigo leyendo este artículo, te contaré las llaves magistrales que deberás ejecutarle para proteger tu patrimonio con éxito.

Antes de adentrarnos en como proteger nuestro dinero, debemos recordar que es la inflación

La inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios en un país durante un periodo de tiempo sostenido, normalmente un año. Cuando el nivel general de precios sube, con cada unidad de moneda se adquieren menos bienes y servicios. Es decir, que la inflación refleja la disminución del poder adquisitivo de la moneda: una pérdida del valor real del medio interno de intercambio y unidad de medida de una economía. Para medir el crecimiento de la inflación se utilizan indices, que reflejan el crecimiento porcentual de una ‘cesta de bienes’ ponderada. El índice de medición de la infación es el Indice de Precios al Consumidor (IPC).

Causas de la Inflación

Existen tres tipos de inflacion:

  • Inflación por consumo o demanda. Esta inflación obedece a la ley de la oferta y la demanda. Si la demanda de bienes excede la capacidad de producción o importación de bienes, los precios tienden a aumentar.
  • Inflación por costes. Esta inflación ocurre cuando el precio de las materias primas (cobre, petróleo, energía, etc) aumenta, lo que hace que el productor, buscando mantener su margen de ganancia, incremente sus precios.
  • Inflación autoconstruida. Esta inflación ocurre cuando se prevee un fuerte incremento futuro de precios, y entonces se comienzan a ajustar éstos desde antes para que el aumento sea gradual.
  • Inflación generada por espectativas de inflación (circulo vicioso). Esto es típico en países con alta inflación donde los trabajadores piden aumentos de salarios para contrarestar los efectos inflacionarios, lo cual da pie al aumento en los precios por parte de los empresarios, originando un círculo vicioso de inflación.

Clasificación de la inflación por su magnitud

La inflación según la magnitud del aumento suele clasificarse en distintas categorías:

  • Inflación moderada: La inflación moderada se refiere al incremento de forma lenta de los precios. Cuando los precios son relativamente estables, las personas se fían de este, colocando su dinero en cuentas de banco. Ya sea en cuentas corrientes o en depósitos de ahorro de poco rendimiento porque esto les permitirá que su dinero valga tanto como en un mes o dentro de un año. En sí, las personas están dispuestas a comprometerse con su dinero en contratos a largo plazo, porque piensan que el nivel de precios no se alejará lo suficiente del valor de un bien que puedan vender o comprar.
  • Inflación galopante: La inflación galopante sucede cuando los precios incrementan las tasas de dos o tres dígitos de 30, 120 ó 240% en un plazo promedio de un año. Cuando se llega a establecer la inflación galopante surgen grandes cambios económicos. Muchas veces en los contratos se puede relacionar con un índice de precios o puede ser también a una moneda extranjera, como por ejemplo el dólar. Dado que el dinero pierde su valor de una manera muy rápida, las personas tratan de no tener más de lo necesario; es decir, que mantienen la cantidad suficiente para vivir con lo indispensable para el sustento de los integrantes familiares.
  • Hiperinflación: Es una inflación anormal en la cual el índice de precios aumenta en un 50% mensual, esto es, una inflación anualizada de casi 13 000%. Este tipo de inflación anuncia que un país está viviendo una severa crisis económica; debido a que el dinero pierde su valor, el poder adquisitivo (la capacidad de comprar bienes y servicios con el dinero) disminuye rápidamente y la población busca gastar el dinero antes de que pierda totalmente su valor; cuando una hiperinflación ocurre, se torna imprescindible el incremento salarial en cuestión de días o inclusive diariamente. Este tipo de inflación suele deberse a que los gobiernos financian sus gastos con emisión de dinero inorgánico sin ningún tipo de control, o bien porque no existe un buen sistema que regule los ingresos y egresos del Estado.

¿Como se detiene la inflación?

Para detener la inflación, los bancos centrales tienden a incrementar la tasa de interés de la deuda pública. De esta manera se incrementan las tasas de interes en los préstamos al consumo (tarjetas de crédito, hipotecas, etc). Al aumentar las tasas de interes del consumo, se frena la demanda de productos.

El lado negativo de este control es que al frenar la demanda de productos, se frena a la industria que los produce, lo cual puede llevar a un estancamiento económico y desempleo. 

La inflación no ha sido un verdadero problema en la historia reciente de los países desarrollados. Las autoridades monetarias no han tenido que enfrentarse con un problema de inflación y por ello, en las últimas décadas se ha protagonizado una bajada generalizada de tipos de interés.

Algunos consejos de inversión para contrarrestar los efectos de la inflación

Vimos un incremento de precios generalizado alrededor del 10% anual en los años setenta y ochenta, las tasas de inflación mundial cayeron a un promedio cercano al 5% en los noventa en los países ricos de la OCDE, al 3% en la década de 2000 y al 2% en el decenio hasta 2010. Desde ese momento, han predominado los tipos de interés próximos al 0% en gran parte de los países occidentales, salvo Estados Unidos, por las nulas tensiones inflacionistas y han creado billones de dólares, euros y yenes, sin consecuencias para la inflación.

Sin embargo, como hemos comentado recientemente, algunas materias primas están subiendo de forma pronunciada y se están poniendo las bases para dar comienzo a un nuevo superciclo en materias primas que tenderá a tensionar los precios. No obstante y por ahora, los productos acabados no han estado sujetos a presiones alcistas generalizadas de los costes pero, si regresa la inflación, hay que estar preparados.

Activos de renta fija que superen la inflación

Los activos de renta fija son un método de inversión en los que el emisor garantiza la devolución del capital invertido más una rentabilidad. Y si esa rentabilidad es igual o mayor a la inflación, te estarías cubriendo de ella.

Cuando vas a invertir en un activo de renta fija sabes exactamente la rentabilidad que va a tener antes de invertir. Por otro lado, no sabes cuál será la inflación de este año, pero sí prever (aunque sea más o menos) que quede dentro de un baremo. Fíjate en la gráfica de más arriba de las inflaciones de los últimos años.

Si por ejemplo la inflación fuese de un 2%, para cubrirte de ella con un activo de renta fija, su rentabilidad debería ser igual o mayor; pongamos del 3% por ejemplo. En este caso, si invirtieras 100€, al cabo de un año te darían tus 100€ de capital más 3€ de rentabilidad, haciendo un total de 103€. Las cosas que antes te costaban 100€, debido a la inflación ahora te cuestan 102€, pero como tienes 103€ resulta que has quedado cubierto de la inflación ¡y más! (un 1% más). Los cálculos no son exactamente así, pero sí muy parecidos y totalmente adecuados para hacerse a la idea.

Fondos de inversión (con rentabilidades igual o superiores a la inflación)

Es como en el caso anterior de los activos de renta fija. De hecho, si inviertes en un Fondo de Inversión estás invirtiendo en una “canasta” de bonos y acciones (como por ejemplo activos de renta fija). La diferencia es que estarías invirtiendo de forma más diversificada que si lo hicieras con solo un activo concreto. 

Activos inmobiliarios: las rentas se ajustan con la inflación

Los inmuebles nos brindan una protección natural contra la inflación. Los alquileres y los valores inmobiliarios tienden a aumentar cuando lo hacen los precios porque proporciona un flujo de ingresos incluso durante períodos inflacionarios debido a que los contratos tienden a actualizar las rentas según el avance de los precios.

No es necesario poseer grandes saldos para tomar posiciones en el mercado inmobiliario. En España tenemos las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario (SOCIMI).

Se caracterizan por estar sometidas a un régimen fiscal ventajoso respecto a otras empresas o vehículos de inversión. De hecho, se alcanza un impuesto de sociedades del 0%, aunque no pueden compensarse las bases imponibles negativas. Y un gravamen del 19% sobre el importe íntegro de dividendos o participaciones en beneficios distribuidos a los socios cuando la participación en el capital social de la entidad sea igual o superior al 5% y dichos dividendos, en sede de sus socios, estén exentos o tributen a un tipo inferior al 10%.

Además, están exentos del 95% los tributos vinculados con la compra de viviendas, como el impuesto de transmisiones patrimoniales o el de actos jurídicos documentados.

A cambio de estos beneficios, una SOCIMI debe cumplir una serie de requisitos. Capital social mínimo de 5 millones de euros, al menos un 80% de sus activos inmobiliarios, que deben mantener en cartera un mínimo de tres años, han de estar en alquiler. Están obligadas a salir a bolsa a los 24 meses de constituirse. Y tienen que distribuir, al menos, un 80% de sus beneficios vía dividendo para los accionistas, que son los que tributan en la declaración de la renta.

El oro: ideal en etapas de inflación desatada

El oro ha ganado la reputación de ser un excelente activo para protegerse contra la inflación. Lo cierto es que está vinculación es exagerada debido a que únicamente funciona correctamente en etapas de shocks inflacionistas como el visto en la década de los años setenta.

A medida que la inflación al consumidor en Estados Unidos subió a casi un 15% a principios de 1980, el oro mantuvo sobradamente el pulso,después de un aumento de quince veces durante la década anterior.

En contraposición, cuando la inflación volvió a subir a finales de la década de los años ochenta el resultado no fue el mismo. Pasó del 1% a al finalizar el 1986 a más del 6% en 1990, pero el oro se hundió.

Los bonos que funcionan en etapas inflacionistas

Los bonos protegidos contra la inflación o TIPS por sus siglas en inglés son un tipo de activos de renta fija útiles para proteger a los inversores de una disminución en el poder adquisitivo de su dinero. A medida que aumenta la inflación, los TIPS ajustan el precio para mantener su valor real.

Los TIPS son importantes porque ayudan a combatir el riesgo de inflación que erosiona la rentabilidad de los bonos de renta fija. El riesgo de inflación es un problema porque el cupón que se paga por la mayoría de los bonos es fijo durante la vida del bono. Como resultado, es posible que los pagos de intereses del bono no se mantengan al día con la inflación. Por ejemplo, si los precios suben un 3% y el bono de un inversor paga un 2%, el inversor tiene una pérdida neta en términos reales.

Los TIPS están diseñados para proteger a los inversores de los efectos adversos del aumento de los precios durante la vida del bono. El valor nominal (principal) aumenta con la inflación y disminuye con la deflación, según lo mide el IPC. Cuando los TIPS vencen, a los tenedores de bonos se les paga el principal ajustado por inflación o el principal original, el que sea mayor.

Funcionan del siguiente modo. Si invertimos 10.000 euros en TIPS con un rendimiento del 1%, obtendríamos 100 euros en el primer cupón, pero si la inflación subiera a un 5% se ajusta el capital, elevándose a los 10.500 euros, la rentabilidad sería la misma sobre el importe del bono (1%), por lo que el cupón se ajustaría hasta los 105 euros.

Materias primas: invirtiendo en el catalizador de los precios

Las materias primas son una categoría amplia que incluye un mix amplio: granos, metales preciosos, electricidad, petróleo, carne de res, jugo de naranja y gas natural, así como monedas extranjeras, emisiones y ciertos otros instrumentos financieros. Las materias primas tienden a adelantarse a la inflación venidera. A medida que aumenta el precio de una mercancía, también lo hace el precio de los productos que se utilizan para producir.

La inflación, que puede erosionar el valor de las acciones y los bonos, a menudo puede significar precios más altos para las materias primas. Los inversores también pueden invertir mediante el uso de contratos de futuros o productos cotizados en bolsa (ETP) que rastrean directamente un índice de materias primas específico.

En este caso debemos destacar los riesgos. Los precios de las materias primas pueden ser extremadamente volátiles y la industria de las materias primas puede verse significativamente afectada por los eventos mundiales, los controles de importación, la competencia mundial, las regulaciones y las condiciones económicas, todo lo cual puede tener un impacto en los precios de las materias primas.

Crowdlending

Al igual que los activos, los bonos, etc, se trata de que utilices tu dinero a modo de préstamo para que te sea retornado con una cierta rentabilidad y que esa rentabilidad sea igual o mayor a la inflación. Es por dar más alternativas, pero el funcionamiento es el mismo.

Hay varias plataformas en las que depositas tu dinero y es utilizado para diversas cosas (según la plataforma) y que te retornan con unas rentabilidades bastante significativas; algunas muy conocidas y ampliamente utilizadas con rentabilidades del 10% anual.

En esta línea, otra solución podría ser invertir en criptomonedas de forma pasiva. Las criptomonedas son muy volátiles, por lo que conviene ir con cuidado y estar informado. Pero al estar las criptos cada vez más a la orden del día, hay soluciones a su alrededor minimizando riesgos pero aportando bastante más rentabilidad que con el dinero tradicional.

Bolsa el mejor activo a largo plazo

La rentabilidad anualizada de la bolsa está por encima de todas las categorías de activos, por lo que la renta variable tiende a ser una de las mejores opciones para posicionarnos en etapas inflacionistas. Desde 1950, la tasa de inflación anual estadounidense, en línea con los países desarrollados, ha sido de 3,5%, mientras que la bolsa estadounidense ha ofrecido una rentabilidad anualizada de más del 9%.

Por sectores, las empresas de materiales y energía se beneficiarán de los precios más altos de las materias primas, mientras que los tipos de interés más altos (si los hubiera) tienden a ayudar a las acciones financieras con mayores márgenes de beneficio.

Y si queremos rizar más el rizo debemos fijarnos en determinadas empresas que tengan como característica principal el poder de fijación de precios por su posición dominante en el sector. Su capacidad para trasladar a los consumidores el incremento de los precios y mantener los márgenes hace que sean los caballos ganadores en este tipo de etapas económicas.

Las empresas de fijación de precios obtienen resultados durante, aproximadamente, las primeras tres cuartas partes de cada episodio inflacionario. Pero recordemos que el mercado descuenta expectativas, y una vez que los inversores empiezan a anticipar el fin de la inflación, este tipo de acciones son las perjudicadas y caen abruptamente.

¿Cómo invertir?

  • Puedes comprar un lingote de oro y guardarlo en tu caja fuerte. Pero es una práctica que se suele desaconsejar.
  • Invirtiendo en empresas especializadas del sector cuya evolución depende de alguna de estas materias primas. Por ejemplo de una petrolera en la que, las acciones subirán y/o bajarán en función de si sube y/o baja el precio del petróleo. En teoría la empresa especializada y la materia prima respectiva tiene una relación directa, aunque esto no acaba siempre materializandose y puede haber un pequeño (o no tan pequeño) desajuste, a tener en cuenta.
  • En el Mercado de Futuros se negocian muchas materias primas. Pero exige unos mínimos de inversión que dificultan la entrada al pequeño inversor. Por ejemplo, el contrato de futuros del barril del crudo empieza desde los 10.000 dólares.
  • Los CFDs. Probablemente la mejor opción (o al menos la más utilizada) ya que es fácil de usar, clara y sin costes (solo lo que te cueste el broker de la plataforma que uses para los CFDs). 
  • Fondos especializados en materias primas y que diversifiquen. La relación entre diversificación y coste que se encuentran en estos es una solución muy óptima. Sabrás si diversifican si ves que invierten en un conjunto de activos vinculado a varias materias primas.
  • Otra opción es a través de fondos cotizados (ETFs) que inviertan directamente en materias primas. Es accesible al pequeño inversor (no como el mercado de futuros) ya que se puede comprar desde “una acción” de un producto que replique la evolución de una determinada materia prima. también a través de las ETFs se puede acceder a índices de empresas especializadas.

Conclusión

La inflación siempre nos acompañará en la vida, y aunque a veces pueda ser negativa (deflación) en la mayoría de casos y a la larga es positiva. Esto hace que el hecho de ignorarla solo te afecte negativamente perdiendo poder de adquisición.

Con lo que cuesta ganar dinero, ¿por qué dejar que cada vez valga menos?

Para cubrirse de ella no hace falta ser experto ni un constante trabajo. Solo informarse bien de métodos donde invertir los ahorros para que, sin tú hacer nada más, el dinero quede ligado y persiga los movimientos de la inflación; y si es posible, que crezca más.

Siempre y en todos lados se dice que hay que diversificar, esto no es una excepción. Puedes probar depositando una modesta cantidad repartida en dos o tres sitios que te convenzan y, si obtienes los resultados esperados, poco a poco ir moviendo el resto de la parte de tus ahorros que quieras.