Saltar al contenido

Como tributan las cuentas corrientes

¿Eres un gran ahorrador? Enhorabuena, pero no estas de suerte ya que el Estado te hace tributar por ello. Las cuentas bancarias son prácticamente el único producto que tenemos todos los contribuyentes, imprescindibles en nuestro día a día. Son la cuenta dónde ingresamos las nóminas, domiciliamos recibos y otros tipos de gastos y de dónde pagamos los gastos. Existen cuatro tipos de cuenta bancarias: cuenta corriente, cuenta de ahorro, cuenta nómina y cuenta de valores. En este artículo nos centraremos en analizar la fiscalidad de las cuentas corrientes.

Índice

¿Cómo tributan los rendimientos de las cuentas bancarias?

Intereses de las cuentas bancarias

Las cuentas bancarias ofrecen intereses mensualmente, trimestralmente o anualmente. El contribuyente tiene que tributar por los intereses percibidos en su Declaración de la Renta como rendimientos del capital mobiliario en la base imponible del ahorro. Los tipos de tributación para los rendimientos del capital mobiliario son los siguientes:

Fiscalidad de las cuentas bancarias

Intereses anuales201920202021
Desde 0 hasta 6.000€19%19%19%
Desde 6.000€ hasta 50.000€21%21%21%
Más de 50.000€23%23%23%

  Anualmente, la entidad financiera nos remite una carta o correo electrónico sobre “Información Fiscal” dónde aparecen los datos sobre los intereses obtenidos con el dinero de las cuentas. Actualmente estos rendimientos o intereses son cercanos al 0% por lo que no habremos ganado mucho dinero y los impuestos del IRPF pagados por esta ganancia serán muy pocos. Es importante señalar que las retenciones se realizan por tramos. Es decir, si ganamos 65.000€ en intereses, la retención se realizará de la siguiente forma: 

  • Los primeros 6.000€ al 19%
  • Los siguientes 44.000€ al 21% 
  • Los últimos 15.000€ al 23% 

Regalos de las cuentas bancarias

Otra forma de remunerar nuestro dinero es con regalos: regalos por domiciliar la nómina o por ingresar una concreta cantidad. En este caso se considera que se ha generado una plusvalía por el valor del regalo, plusvalía que el banco deberá indicar en la carta de “Información Fiscal”. Este dinero se sumará al resto de rentas del ahorro para tributar también como rendimientos del capital mobiliario en la base imponible del ahorro. El contribuyente tributará por el regalo de la cuenta bancaria según la valoración del banco. La entidad financiera que nos da el regalo nos tiene que enviar un certificado de retenciones, con la valoración de los regalos recibidos y la retención a cuenta que se ha practicado sobre este valor; a la hora de hacer la Declaración de la Renta, en los datos fiscales que nos envíe la Agencia Tributaria aparecerá esta valoración como retribución en especie.