El «cuarteto de la felicidad»: cómo desatar los efectos positivos

A lo largo de los siglos los artistas y pensadores se han dedicado tratar de definir y representar la felicidad.

Sin embargo, en las últimas décadas, grupos menos románticos se unieron a esta difícil tarea: los endocrinólogos y neurocientíficos.

Su objetivo es estudiar la felicidad como un proceso biológico, para encontrar qué desata dicho sentimiento desde el punto de vista físico.

Es decir, no les importa saber si las personas son más felices gracias al amor o al dinero, sino qué sucede en el organismo cuando la alegría efectivamente se dispara y cómo «forzar» el sentimiento.

En este sentido, existen cuatro químicos naturales en nuestros cuerpos que suelen ser definidos como el «cuarteto de la felicidad», conformado por la endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina.

La investigadora Loretta G. Breuning, autora del libro Habits of a happy brain («Hábitos de un cerebro feliz»), explica que «cuando tu cerebro emite uno de estos químicos, te sientes bien».

«Sería bueno que surgieran todo el tiempo, pero no funcionan así», escribe la profesora emérita de la Universidad Estatal de California (EE.UU.).

«Cada químico de la felicidad tiene un trabajo especial que hacer y se apaga una vez que el trabajo está hecho».

Te cuento distintas formas simples de activar estos cuatro químicos de la felicidad sin necesidad de medicamentos o sustancias dañinas.

1. Endorfinas

Las endorfinas son consideradas la morfina del cuerpo, una suerte de analgésico natural.

Son una sustancia endógena de nuestro organismo, un neurotransmisor conocido como la hormona del placer. Las endorfinas están implicadas en la función de estimular las áreas cerebrales que contribuyen a experimentar dichas sensaciones de placer, puesto que su estructura es similar a la de los opioides, tales como la heroína, la morfina y/o el opio, sin que aparezcan los efectos negativos que estos producen.

Las endorfinas poseen diferentes funciones y efectos. Se han visto implicadas en la regulación del dolor, inhibiendo su respuesta, así como la del dolor emocional, en las relaciones sexuales, aumentando el deseo, en el sistema inmunitario, aumentando su capacidad para combatir los microorganismos del exterior y en otras funciones como la regulación del apetito, la respiración y el aumento de las sensaciones de sueño. 

Algunas formas fáciles para generar endorfinas de manera natural:

  • Practicar deporte habitualmente
  • Amar, caricias, abrazos y besos.
  • Yoga, meditación o masaje.
  • Hacer planes y cumplir objetivos.
  • Comer dulces, legumbres, picantes, omega 3, vitaminas B y C.
  • Reírse, bailar o cantar
  • Descansar bien
  • Pasear por la naturaleza

2. Serotonina

Como la serotonina fluye cuando te sientes importante, el sentimiento de soledad e incluso la depresión son respuestas químicas a su ausencia.

«En las últimas cuatro décadas, la pregunta de cómo manipular el sistema serotoninérgico con medicamentos ha sido un área importante de investigación en la biología psiquiátrica y estos estudios han llevado a avances en el tratamiento de la depresión», escribió en 2007 Simon Young, editor en jefe la revista Psychiatry & Neuroscience.

Diez años después, la depresión se posiciona como la principal causa de discapacidad en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este desorden mental afecta a más de 300 millones de personas.

La estrategia más simple para aumentar el nivel de serotonina es pensar en recuerdos felices, escribe el neurocientífico Alex Korb en el portal Psychology Today.

Uno de los síntomas de la depresión es que las personas no pueden recordar momentos felices, por eso, agrega Korb, mirar fotos viejas o hablar con un amigo puede ayudar a refrescar la memoria.

¿Cómo aumentar la cantidad de serotonina del cerebro?

  • Intentar disminuir los niveles de estrés.
  • Descansar correctamente.
  • Dieta variada y rica en triptófano.
  • Evitar el consumo de carbohidratos simples.
  • Aumentar el consumo de omega-3.
  • Evitar el consumo de café y bebidas estimulantes.
  • Realizar ejercicio físico.
  • Buscar lugares con sol y mucha luz.

3. Dopamina

La dopamina suele ser descrita como la responsable de sentimientos como el amor y la lujuria, pero también se la tacha de ser la responsable de las adicciones. Por eso se dice que es la mediadora del placer.

«Los bajos niveles de dopamina hacen que las personas y otros animales sean menos propensos a trabajar con un fin», explica John Salamone, profesor de psicología de la Universidad de Connecticut (EE.UU.), sobre un estudio que publicó en 2012 en la revista especializada Neuron sobre los efectos de la dopamina en el cerebro.

Por lo tanto, agrega, la dopamina «tiene más que ver con la motivación y la relación de costo y beneficio, que con el placer en sí mismo».

Lo cierto es que este químico se dispara tanto cuando uno da el primer paso rumbo a un objetivo como cuando lo cumple.

Además, puede generarse por algo de la vida cotidiana (por ejemplo, encontrar un lugar libre para estacionar el carro) o algo más excepcional (recibir un ascenso laboral).

La mejor forma de elevar la dopamina:

  • Para aumentar tu dopamina de manera natural, intenta hacer ejercicio, meditar, hacer yoga, cumplir objetivos personales y comer bien.
  • Ciertos suplementos, como la curcumina y el magnesio, pueden aumentar los niveles de dopamina, pero se necesita más investigación para comprender completamente su efectividad.

4. Oxitocina

Por estar relacionada al desarrollo de comportamientos maternales y a los apegos, la oxitocina suele ser apodada como «la hormona de los vínculos emocionales» y «la hormona del abrazo».

Según un estudio publicado en 2011 por la obstetra y ginecóloga india Navneet Magon, «la vinculación social es esencial para la supervivencia de las especies (humanas y algunas animales), ya que favorece la reproducción, la protección contra los depredadores y los cambios ambientales, e impulsa el desarrollo cerebral».

«La exclusión del grupo produce trastornos físicos y mentales en el individuo, y conduce finalmente a la muerte», agrega.

Por eso, considera que la oxitocina tiene una «posición de liderazgo» dentro de este «cuarteto de la felicidad»: «Es un compuesto cerebral importante en la construcción de la confianza, que es necesaria para desarrollar relaciones emocionales».

¿Cómo generar oxitocina de forma natural?

  • Cuando alguien nos hace un cumplido, nos anima o nos consuela nos sentimos bien, encontramos calma y bienestar.
  • Las palabras son una poderosa arma para sentirnos bien y hacer sentir bien a los demás.
  • Escuchar es una forma increíble de aumentar la oxitocina.
  • La meditación relaja cuerpo y mente, permitiéndonos entrar en calma y equilibrio, reduciendo así el estrés.
  • El ejercicio no sólo sirve para mantener el cuerpo sano.
  • El llanto actúa como liberador de nuestras emociones, disminuye el estrés y el cortisol y aumenta los niveles de oxitocina.
  • Nos sentimos bien cuando damos y cuando nos damos.
  • Ciertos ingredientes podrían estimular y aumentar la producción de oxitocina. Entre los cuales destacan las hierbas como el romero, perejil, tomillo, hierbabuena y eneldo.