Saltar al contenido

Me siento solo/a, todo lo tengo que hacer yo y me faltan manos y tiempo. Soy el profesional orquesta. Estoy desbordado/a.

Todos los que nos se han embarcado en un proyecto de emprendedoría, han pasado por aquí en algún momento de nuestra carrera profesional.

Nos sentimos solos

Muchas veces se empieza sin socios ni equipo que nos acompañe. O bien el equipo está externalizado y no se “convive” directamente con ellos. Como también los emprendedores son personas, tienen necesidades sociales dentro de su horario laboral. Seguro que en algún momento, habéis echado de menos ese descanso para un café delante de la máquina del comedor.

El último elemento que toma decisiones y recibe consejos es uno mismo.

También tiene que lidiar desgraciadamente, con la incomprensión de una cultura social, que seamos realistas, no está orientada a que los individuos sean emprendedores.

En USA el 13% de la población activa emprende un negocio. En España es sólo de menos de un 6%.A parte, la cultura del networking que existe alrededor del compartimiento de conocimiento y de la colaboración de negocio, todavía es muy baja a nivel práctico. Por lo que el emprendedor no se relaciona con otros que podrían compartir unas vivencias iguales a las suyas.

Cómo mejorar la situación

  1. Toma conciencia de que no eres un bicho “raro”, simplemente eres parte de una minoría. Por lo que es frecuente de que el resto de la gente que te rodea no comparta tu punto de vista, y viva su vida de otra manera.
  2. Recuerda que tu estás siguiendo tus sueños y de una forma realista, pretendes vivir de ellos. Esto, es algo muy valiente y que muchos no tienen el coraje de ir a por ello. Seguramente estás siendo envidiado en secreto, con todo lo que ello conlleva.
  3. Busca profesionales como tu para relacionarte, abrir líneas de negocio y “educar” a aquellos que no acaban de entender el tema de la emprendedoría.

Harás amigos, conocerás partners, venderás y sobre todo, tendrás una buena red de contactos y te sentirás parte de una comunidad.

Soy el profesional orquesta y estoy desbordado

Eres jefe, técnico, administrativo, comercial, consultor, informático… la lista es infinita. Tu te lo guisas y tu te lo comes todo. Esto desborda a cualquiera.Seguramente tu contestación será: “no tengo dinero para contratar, no tengo socios en los que confiar, o simplemente, soluciono las cosas cuando las necesito”, llamado también el efecto ASM (a salto de mata).La lista puede seguir y ser más creativa todavía. El resultado es que tienes la cabeza en mil cosas que no son ni tu negocio, ni tu papel principal en la empresa, ser el CIO, director, gerente, superjefe, de tu empresa. Cómo mejorar la situaciónLo que un mentor o coach de negocio te propondría trabajar y sobre lo que te asesoraría son los puntos que siguen. Puedes simplificar mucho y tomar lápiz y papel y hacerte una lista.

  1. Haz una lista de todas la necesidades de tu empresa que exigen tu tiempo en este mismo momento
  2. Ordénalas con este criterio: importantes y urgentes, urgentes, importantes
  3. Anota a su lado que tipo de conocimiento o profesional te resolvería ese tema si tuvieras la posibilidad de contratarlo.
  4. Externaliza si puedes. Contacta con ese profesional y pídele presupuesto. También puedes plantear colaboraciones o contratos de aprendizaje para resolver tu problema. Aunque seamos claros, un becario no es un sustituto de un profesional con experiencia. También tendrás que dedicarle tiempo a enseñarle cosas, con lo que a lo mejor si haces números, verás que no te es rentable. Valora este hecho.
  5. Si puedes o debes hacerlo tu, hazte una planificación según los criterios que hemos hecho en el punto 2.

Me siento angustiado de no poder con todo

Es normal, ya te lo digo. Es el resultado de una situación muy exigente. A todo el mundo nos pasa cuando tenemos más cosas exigiendo nuestra atención de las que somos capaces de gestionar. No te preocupes.La solución es organizarse y conseguir lo que en PNL (Programación Neurolingüística) se llama, el estado, emocional, adecuado. Esto es, alerta pero relajado. ¿Ciencia ficción? De ninguna manera.Cómo mejorar la situación Practica diariamente alguna , o todas de las actividades que te propongo. Realmente algunas de ellas necesitan muy poco tiempo, que se lo puedes quitar a ese momento en el que tonteas con el teléfono en el metro, o de camino a ver a un cliente. A cambio, tu salud y tu empresa te lo van a agradecer.

  1. Practica meditación, reza, canta o haz mindfullness durante 20 m cada día. En el momento que tu consideres adecuado, pero siempre es mejor antes de empezar la jornada. También va bien cuando te encuentras saturado y/o bloqueado.
  2. Practica regularmente una actividad física suave y agradable: bailes sociales, pasear por los parques o la ciudad, correr, nadar, hacer yoga etc. Regularmente significa 3 veces por semana como mínimo. Aunque si no tienes tiempo puedes no coger nunca el ascensor, sube y baja escaleras y ve andando a todos los sitios. Esto también nos vale.
  3. Pon la alarma de tu teléfono a una hora determinada del día, con una sintonía o canción agradable que te motive y signifique algo bonito para ti, y dedica los 10 m siguientes a este ejercicio de PNL. Piensa, visualiza y sobre todo siente, lo feliz que te hacen tus proyectos y el hecho de trabajar en tu empresa. Date la enhorabuena mental de todo lo que estás consiguiendo con tu esfuerzo.