Pasos iniciales para vender tu propiedad

Como Vendedores, el factor principal a tener en cuenta es el de transmitir la confianza de  nuestra propiedad a los clientes. Para lograrlo es importante tener en cuenta lo siguiente:

Asesoramiento y Exclusividad: Es fundamental el recibir el mejor asesoramiento por un experto. No solo porque el inmueble se vendera mucho más rápido, sino que te aseguras que solo estas trabajando con compradores realmente interesados, sin perder tiempo ni dinero..( Aprende más sobre los beneficios del  Asesoramiento en exclusiva aquí).

Documentación: Para poder vender tu propiedad en España, es necesario que tengas de antemano los siguientes documentos, :

  • NIE o NIF
  • Nota Simple Registral 
  • Certificado de la Comunidad de Propietarios
  • Paz Y salvo del IBI
  • Certificado ITE 
  • Fotocopia de la compraventa anterior 
  • Certificado Energético

Promocionar tu vivienda

Es importante que tu vivienda se destaque en el mercado y genere la confianza a los compradores. Ya sea que estés trabajando tu solo o con un asesor en promocionar tu vivienda, es importante que tengas en cuenta lo siguiente:

  • Reporte técnico de la propiedad
  • Precio competitivo en el mercado
  • Reporte fotografico
  • Marketing y distribución
  • Captación y visita

Reserva del inmueble

Cuando hayas encontrado a un comprador interesado en tu vivienda, se procede a la negociación y  reserva por medio del contrato de Arras en España, el cual manifiesta la intención de compra y venta del inmueble. Al momento de la firma de este contrato, se hace el pago inicial del inmueble por parte del comprador, el cual es normalmente un 10% del valor total de la propiedad. En este contrato se llega a un acuerdo por las dos partes el día en que se hará la escritura del inmueble.

Es aquí, donde tendrás que presentar todos los documentos antes mencionados para que sean verificados por el comprador y el pueda aplicar a hipotecas si es necesario.

Pasos finales

Después que el contrato de Arras esté firmado, es hora de la transferencia y registro de la propiedad.

Hipoteca: En caso que se haya aplicado a una hipoteca, el banco iniciara la evaluacion del inmueble enviando a un tasador el cual establecerá la estimación del préstamo, y así el banco financie la hipoteca para el comprador.

Escritura: Para la certificación de la transferencia de la propiedad, se hace ante un notario. La escritura se firma después de que ambas partes facilitan al notario los documentos necesarios (documento de identificación, título de propiedad, pagos de paz y salvo).

Transferencia: Cuando se haya hecho la comprobación de pago de los impuestos por ambas partes, se procede a la transferencia de la titularidad y utilidades. Al estar registrado en el Registro de Propiedad, ya el comprador pasa a ser oficialmente el propietario del inmueble.

FAQ

 Que impuestos debo pagar al vender mi vivienda ?

Este dato va a depender de varios factores: Estoy vendiendo 1ª o 2ª residencia? 

1ª Residencia : vivienda habitual es aquella residencia que se ha constituido como la que vives durante más de tres años. Sin embargo, también existen algunas excepciones. Por ejemplo, la vivienda también se constituirá como habitual si te has tenido que ir de ella por motivos relacionados con un cambio de empleo, un matrimonio, traslado laboral… antes de que pasasen los tres años.

Vivienda habitual también será aquella vivienda que se ocupa en un plazo de 12 meses, desde la fecha de la adquisición.

Y, por último, también se considera como vivienda habitual aquella donde las plazas de garaje adquiridas se encuentren junto con la vivienda.

  • Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF). Si eres residente Español,  Si vives fuera del país pagarás el Impuesto sobre la Renta de No Residente.
  • Plusvalía estatal o ganancia patrimonial. Fiscalmente la venta de un inmueble tiene la consideración de una ganancia o pérdida patrimonial en la renta, dependiendo de si se obtienen o no beneficios por la operación. La ganancia es el resultado de restar al precio de adquisición el de transmisión, así como los gastos asociados a ambas operaciones.Así, el valor de adquisición de la vivienda se calcula de la siguiente forma:
    • (+) Importe real de adquisición (el importe que aparece en la escritura) si se trata de una compra, o el valor declarado a efectos de Sucesiones y Donaciones (si se trata de una Herencia o Donación).
    • (+) Coste de las inversiones y mejoras efectuadas en el bien adquirido. Estas mejoras son aquellas que suponen un aumento de la habitabilidad o de la vida útil del inmueble (una ampliación, una reforma integral, un cerramiento, una buhardilla, una piscina…).
      No computan los gastos para la conservación y reparación (pintar, cambiar un electrodoméstico, cambios estéticos…).
    • (+) Gastos y tributos inherentes a la operación a excepción de los intereses. Aquí entran los impuestos de Hacienda, la notaría, comisiones de una inmobiliaria, …
    • (-) Amortizaciones fiscalmente deducibles. Si el inmueble ha estado arrendado hay que restar de su valoración las amortizaciones que fiscalmente se ha ido deduciendo.En cuanto al valor de transmisión se calcula así:
    • (+) Importe real de la transmisión declarado en la escritura de venta, o el declarado en escritura a efectos de Sucesiones y Donaciones.
    • (-) Gastos y tributos inherentes a la operación de transmisión, excluidos los intereses satisfechos por la parte transmitente. Por ejemplo, la plusvalía municipal, gastos de escrituras, comisión de inmobiliaria…Las ganancias y pérdidas patrimoniales obtenidas por la transmisión de inmuebles se suman a la base imponible del ahorro cuando la vivienda haya permanecido más de un año en poder del contribuyente. De este modo tributarán junto con el dinero de otras inversiones en las rentas del ahorro y sólo se pagarían impuestos en caso de que se obtenga una ganancia patrimonial, es decir, un beneficio por la venta.De esta forma, si la venta de una vivienda se realiza por un precio inferior al de compra, no habría ganancia patrimonial, y por lo tanto no se pagarían impuestos en el IRPF por venta de vivienda.