Un asesoramiento financiero poco independiente

Cada cierto tiempo, recibo una llamada de alguien que dice ser un asesor financiero, asesor de patrimonio, o asimilados. A algún compañero mío más le pasa lo mismo, incluso alguna vez me ha comentado alguien que conoce a alguien, etc. La cuestión es que nunca había pasado de los 10 segundos de llamada, y conocía bastante a empresas como esta, ya que he trabajado con ellas. Así que por curiosidad y aburrimiento, decidí a seguirle la corriente. Le puse el caramelo en la boca: “pues estoy buscando un asesor, pero todavía no me he decidido, la verdad”. Cosa que no es verdad. Y comencé a tirar del hilo.

Lo primero que me remarcó es que era un servicio completamente gratuito y sin compromiso: ¡Cómo si eso fuera bueno! Y tirando de lo evidente: ¿Y tú y la empresa de donde cobráis entonces? Comenzó a remarcarme que ellos son independientes y miran siempre por el cliente. Continuó con una verborrea de comercial / consultor barato, a la que la verdad, presté bastante poca atención. No hay que deteste más que un consultor o un comercial sacando el discurso pomposo. Por si os interesa, es un pringadómetro bastante efectivo.

Le digo lo lógico, que si me asesoran en cuanto a finanzas y patrimonio, y no me cobran probablemente vayan a cobrar del banco y que entonces no son asesores, si no comerciales. Me empieza hablar de su gran cartera de cosas (fondos, seguros, etc.) y de cómo que sea grande hace que se pueda elegir siempre lo mejor para mí. Me remarca varias veces lo de la independencia.

Si fuera a contratar algo (o a estas alturas tal vez debería hablar de “comprar algo”) y me fuera a dejar asesorar por alguien, me gustaría conocer la experiencia de esa persona, resultados anteriores, etc. Le pregunto por su experiencia y me comenta que tiene amplia experiencia en el sector financiero. Hagamos un parón y veamos en nuestro amigo LinkedIn que tipo de “experiencia” tiene:

(Nota: le voy a eliminar toda la pomposidad a los nombres de los puestos)

  • Gestor de patrimonio 1: anteriormente auxiliar administrativo y auxiliar administrativo.
  • Consultor financiero 1: anteriormente auxiliar administrativo y profesor particular.
  • Consultor financiero 2: anteriormente responsable de flotas de coches.
  • Consultor financiero 3: anteriormente nada.
  • Financial advisor (uoooo!) 1: anteriormente redacción periodística (en intereconomía y otras).
  • Gestor de patrimonio 2: anteriormente cajera y comercial en bancos/cajas.
  • Consultor financiero 4: anteriormente becario de auxiliar administrativo. 
  • Consultor financiero 5: anteriormente técnico (el que pela los cables probablemente).
  • Gestor financiero 1: anteriormente técnico musical.
  • Consultor financiero 6: anteriormente comercial.

¿Captas la idea no? En el mejor de los casos, gente con 2 o 3 años de experiencia como auxiliar administrativo, o 1 año como contable, o cosas así. En algunos casos con ADE, recién salido del horno y sin experiencia. Aunque hoy día ya no es necesario ir a la universidad para ser un buen financiero, si es importante la formación. sin importar que sea privada. Dejar que te asesore alguien con esta experiencia es como dejar que te opere el cerebro un masajista sin experiencia.

Rascando un poco en la palabra “independiente”, y por las respuestas evasivas, llego a la conclusión de que es una especie de “Consultora de Belleza Independiente en Avon”. Se refiere a que lejos de estar contratado por la compañía, tiene probablemente un contrato mercantil y va a comisión por los “seguros”, “fondos” e “instrumentos financieros” que venda. Lo que faltaba, no solo no tiene experiencia y no es independiente, sino que además su salario depende más de los productos que me intente colar, que de una labor de asesoramiento hecha focalizado en el cliente.

Otro hecho terrible que observo, es la gran rotación de personal, 8 de cada 10 no continuan y las edades de los comerciales / consultores oscila entre los 18 y 25 años.

Y esto no tendría nada de malo, aunque fueran comerciales /consultores, se dedicarán asesorar de verdad, se formaran para ser mejores en su trabajo y dejaran de un lado las presentaciones pomposas que a ningún cliente le interesa.

Le puse un caso práctico, “Tengo un income de X, e Y cantidad de líquido que gestionar, ¿Qué podría hacer con ello?” No ha hecho un asesoramiento en toda su vida. Se pone nerviosa. Me empieza a comentar un montón de cosas bastante irrelacionadas e inconexas. No soy un experto, pero me atrevería a decir que toda su cartera de productos son la mejor opción. El asesoramiento se basa en decirme que producto me conviene y por qué. Me comenta que debería acudir a sus oficinas para ver mi caso a fondo. Cosa que no voy a hacer.

Me molesta. Es uno de esos engañabobos que llevo tiempo viendo por ahí. Gran parte de su estrategia comercial se basa en contratar “a comerciales” con contratos mercantiles (coste empresa 0) para que estos les coloquen productos financieros a sus familiares más allegados, y si pueden a externos, gente con la que contactas a través de LinkedIn, o nombres que te dan. Igual que esos esquemas de marketing piramidal,. Me molesta, por que no respetan a quienes ya tenemos ciertos conocimientos y manejamos empresas de verdad. Me molesta que estas empresas, llenen de ilusión o se aprovechen del desconocimiento de otros para “malvender” y además te obliguen. Me molesta porque media (no se puede decir que engaño, porque es un discurso muy bien pensado para no incurrir en ilegalidades), pero media una “falta de transparencia”, y una “omisión de información importante” bastante seria. Se basan en la ignorancia de la mayoría de las personas en cuanto a “forma de hacer las cosas” y “en cuanto a productos”. Son una empresa comercial más, por mucho que intenten disfrazarlo para colarle algo al incauto. Y bastante agresiva. Que encima se disfrazan de seriedad, cuando son un chiringuito de cuidado. Y de la ética y tal mejor no hablamos porque igual me entra un cáncer moral.

Este tipo de empresas van a producir “los preferentistas del futuro”. Colocan productos financieros sin filtro alguno. Lo que se tercie. Todo para todo el que lo compre. He podido observar de primera mano como compiten entre ellos para ver quien es el que mas vende.

Estas empresas, por cierto, aunque curiosamente, los países donde más venden es en “Southern and Western Europe”, países donde hay una cultura financiera notablemente menor. En concreto en esta región dan 110 millones en comisiones por venta, frente a los 61 de Alemania y los 33 de europa central y del este. Sus márgenes de beneficio son de hecho bastante más abultados para nuestra zona de Europa.

Cuando miramos sus cuentas ( http://www.ovb.eu/fileadmin/assets//Dokumente/ovb_holding/geschaeftsberichte/english/ovb_annual_report_2014.pdf ) vemos que ni si quiera en su income statement lo llaman “servicios de asesoramiento financiero” (su equivalente en inglés, vaya), lo llaman “brocage”, “intermediación”, lo que de toda la vida podríamos llamar “labor comercial”. Dan bastantes comisiones, aunque con bastante probabilidad, se quede por el camino y llegue una pequeña parte a quien hace la venta. De 197 millones que ingresan en comisiones de bancos, 128 lo pagan en concepto de brocage, dejando un margen de 3x% aprox. Costes de personal contratado son solo 26 millones (para que os hagáis una idea de la diferencia).

¿Y si quiero buscar asesoramiento financiero o patrimonial de verdad, a donde tengo que ir? Hay una serie de empresas, llamadas EAFI (empresa de asesoramiento financiero independiente) que están avaladas por la CNMV. Independientes, en principio, parece que son, luego la experiencia de los gestores internos en ellas, es una cosa que también hay que estudiar, pero por las dos o tres que he investigado, no tiene ni color. http://www.cnmv.es/portal/Consultas/ListadoEntidad.aspx?id=1&tipo=2 ahí tenéis la lista. No te asustes, mi recomendación para escoger a un buen asesor financiero, es pedirle su porfolio, experiencia y preguntarle por su formación.